sábado, 19 de enero de 2013

Wolfgun - Where the Gang Dwells (2008)

Lista de canciones:

1. Night Of The Wolves
2. Utter Confussion
3. The Shaker
4. Where The Gang Dwells
5. Rock Me
6. Solid Pressure
7. The Wolf Gang
8. Vertigo

Os traemos la crítica de nuestro disco instrumental del mes. Para la ocasión hemos escogido a los barceloneses Wolfgun y su primer y único disco, Where The Gang Dwells. Nada mejor que citarles a ellos mismos para definirlos: "Wolfgun es una banda de Hard Rock instrumental de Barcelona, que muestra un nuevo enfoque en la forma de plantear el Rock progresivo, con temas de de corta o media duración y una ecléctica mezcla de estilos, con influencias que abarcan desde el jazz rock al heavy metal, pasando por el hard o el blues". La verdad es que es una definición muy acertada, aunque al escuchar el trabajo resulta menos progresivo y más directo de lo que esperaba. Las influencias de jazz o incluso funk y rock setentero por supuesto que se dejan ver también, pero casi diría que lo predominante es un estilo más tendente a la NWOBHM o, como mínimo, a ese sonido tan especial y entrañable del hard&heavy de principios de los 80 no encuadrable en ese movimiento new wave y representado por grupos de aquella época como Van Halen o Michael Schenker Group. Sin duda que esa impresión viene favorecida por el sonido de las guitarras, que parece querer recrear esa época. Si es un proceso consciente o no es algo que no puedo saber, pero desde luego no lo podrían haber hecho mejor. Y es que esa deliciosa distorsión "crunch" de los amplis y ese alejamiento tan intencionado de los overdrives que pululan en el heavy metal actual nos hacen pensar realmente que este disco pudiera haberse parido hacia... vamos a decir, un período entre 1978 y 1982.

Where The Gang Dwells se compone de ocho temas, todos ellos muy interesantes en su  propuesta musical y que demuestran un talento compositivo y una calidad técnica sobresalientes. Durante su escucha, uno no deja de preguntarse qué tal hubiera sonado este trabajo con una voz en condiciones, ya que los temas están muy bien estructurados para ser un disco instrumental. En cualquier caso, Where The Gang Dwells no necesita voz para hacer valer sus estupendas credenciales.

Empezamos con Night Of The Wolves. Sonará extraño lo que voy  decir, pero hasta siendo un disco instrumental, esta primera canción suena a intro. Enseguida se verifica lo que llevamos dicho hasta ahora en cuanto a la orientación musical, pero hay que decir que no me parece de las mejores del disco. Cumple bien su función de abrir con una sucesión de riffs quizá más monótona de lo que vemos en posteriores pistas, mucho más ricas en matices y cambios. De todas formas, esta canción cuenta a su favor con un cambio en el que verdaderamente el tema explota, dándonos a entender que definitivamente ahora viene lo bueno. Para prueba Utter Confussion, donde ya podemos oír esos retazos de exquisito hard rock blues setentero con ciertos dejes jazz. Las partes solistas aceleradas son dignas de unos Ten years After, unos Led Zeppelin o ponle tú el nombre que mejor le venga.

Esto no hace sino mejorar con la tercera pista, The Shaker, la combinación perfecta entre el heavy metal primigenio de la new wave y el sonido claramente "deep purple". Es un verdadero placer escuchar cómo se desenvuelven las guitarras. Cualquier guitarrista que tenga unas mínimas tablas sabe que para lograr tirulirus corremástiles puedes recurrir al truquito de meterte un overdrive bestial, subirte a la pastilla de graves y empezar a correr. En este caso las guitarras se enfrentan, solas ante el peligro, con un sonido claro y diáfano donde no hay juegos de artificio posible. Eso se lo he visto hacer en los 80 al extraterrestre de Michael Schenker, pero no a muchos más. Y Wolfgun aguantan el envite que da gusto.  El cuarto tema, Where The Gang Dwells, es probablemente el que más me ha gustado. Empieza un tanto suave, con un aire como de progresivo de los setenta, pero el tema engaña. No se sabe bien cuándo ni cómo, nos vemos arrastrados dentro de la tormenta, ya que el tema evoluciona hacia un sonido directo y a la yugular, muy muy Van Halen diría. De hecho esas baterías me recuerdan a "Hot for Teacher", amén de las guitarras, vamos que solo me ha faltado a Dave Lee Roth cantando vaciladas en medio.

Rock Me hace honor a su nombre con su riff central. Se trata de otro tema cortito que sigue los patrones del hard rock más clásico, pero sin complicaciones en las estructuras, directo y enérgico.

Llega otro momento jazz-heavy: Solid Pressure, donde se dan cita los rasgeos funk, los acordes de séptima-novena y... el tapping por supuesto, el tema se desmelena con un genial cambio de ritmo y esas guitarras acaban echando humo. Venga, que llega ahora The Wolf Gang, para levantarnos de la silla con una sección rítmica de la que podrían presumir los mismos Judas Priest. Es quizá el tema más netamente heavy metal ochentero de todos. Y además, el que mejor confirma mi impresión de que un tío cantando aquí podría haber quedado perfectamente pese al carácter instrumental del tema.

Y acabamos con Vertigo, perfecto exponente, una vez más, del hard&heavy ochentero sin circunloquios, entrecortado e inquietante, y que nos deja con esa fenomenal sensación de "he pasado por una máquina del tiempo"

En definitiva, si te gusta el heavy metal añejo y auténtico, no te puedes perder esto. De los discos instrumentales con más personalidad que he visto.

LICENCIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario